Solidaridad Internacional del País Valenciano trabaja en la zona costera de Commune de Ánse-à-Pitre para apoyar a la población pescadora con la dotación de herramientas y materiales dañados o perdidos durante el huracán y con la formación en buenas prácticas de conservación y técnicas sostenibles de pesca tras los daños ocasionados por el Huracán Matthew en Haití.

Los pasados días 3 y 4 de octubre de 2016 el huracán Matthew, de categoría 4, afectó gravemente a más de un tercio del país dejando, tras su paso, la mayor catástrofe natural en el país desde el terremoto de 2010. La peor consecuencias fue la pérdida de vidas humanas, calculada según la Dirección de Protección Civil Haitiana en 493 personas y, según ciertas agencias de noticias como Reuters, en más de 1000 personas en todo el país.

Haití es el país más pobre de América y de todo el hemisferio norte y, además, el país más vulnerable a catástrofes naturales de ambas regiones. Por ello, Haití está viviendo una situación crítica que se puede agravar sin una respuesta adecuada a las necesidades inmediatas de restablecer los medios de vida de la población. Así, el mayor riesgo en los próximos meses es hacer frente a la inseguridad alimentaria extrema. De lo contrario, la cifra de víctimas a razón del hambre, la malnutrición y de enfermedades asociadas se prevé mucho mayor a la de las víctimas directas del huracán.

Matthew destruyó, con su llegada a la isla, alrededor del 80% de las cosechas en los departamentos del Sur, Grand-Anse, Nippes y Sudeste. Con ello, la población haitiana, que es mayoritariamente rural y agrícola, se enfrenta a no poder cubrir las necesidades alimentarias de la población y a un incremento de los precios de los recursos alimenticios como mínimo hasta abril de 2017. Según el informe de la Coordinación Nacional de la Seguridad Alimentaria (CNSA), el Sudeste de Haití ha perdido entre el 60% y el 80% de la producción agrícola y el 60% de los útiles en el sector de la pesca.

Con este proyecto de Ayuda Humanitaria pretendemos ayudar a que 55 familias de pescadores puedan recuperar sus recursos productivos, cubrir sus necesidades diarias y recobrar su modo de vida.

Este proyecto consiguió la financiación de la Generalitat Valenciana (tras sentencia judicial por el Caso Blasco), del ICALI y de la Diputación de Alicante

Pin It on Pinterest